martes, abril 23, 2013

CALLAHUANCA: ENTRE EL PARAÍSO DE LAS CHIRIMOYAS Y EL INFIERNO DE LA DESORGANIZACIÓN VIAL



Iglesia en la Plaza de Callahuanca
Que tal mochileros? Bueno pues, ya pasó semana santa, la mayoría volvemos al trabajo y a la rutina y nos despedimos temporalmente de la paz y tranquilidad que da viajar ... Este "semifin" (como trabajo el Sábado mi semana santa implicaba dos días) tenía proyectado como contexto algún club campestre de Chosica o Santa Eulalia, sin embargo, terminó siendo la excusa perfecta para visitar un lugar al que hace mucho quería visitar: Callahuanca. Al empezar a revisar sitios web donde obtener información sobre Callahuanca encontré que es un destino promocionado por el gobierno, lo que implica que ha habido inversión en la infraestructura y mejoras que facilitan la estancia del visitante. Por si lo desean el link es este:  http://www.demitierraunproducto.gob.pe/callahuanca.html



El viaje inició, como casi siempre, antes de llegar al destino, ya que recién llegados a Chosica no encontrábamos los buses que nos llevarían a nuestro destino. Muy por el contrario, pululaba el transporte a otros destinos, como San Pedro de Casta, Matucana, San Jerónimo ... pero ninguno a Callahuanca. Dando vueltas y preguntando por el paradero desde donde salían los buses a Callahuanca fui preguntando a algunos colectivos y taxis que hacían cola esperando sus clientes. El primero me vio con cara de turista, ya que ofertó a S/.60 el traslado, sin ánimos de querer bajarlo un sol. La verdad ya había previsto ese escenario, sin combis,  pero esperaba que el taxi nos cobraría algo de S/.30 ... no el doble!!! Sin embargo, el precio fue bajando hasta S/.40 y habría atracado sino fuera porque Mili parecía haber empeñado su palabra de honor en encontrar el bendito terminal. Y de hecho, lo hizo, en uno de los laterales del Parque Echenique, donde encontramos una cola kilométrica en espera de hace más de una hora. Antes de llegar un taxista ofreció llevarnos hasta por S/.30. Se lo comenté a Mili y volvimos, pero el taxista ya había volado. Menos mal, uno atracó a S/.35 y partimos.

El taxista trató de cortar el camino y lo hizo, aunque tomamos un camino erróneo y tuvimos que regresar, sin embargo, luego de unos  40 minutos de andar por la quebrada y apreciar distintos paisajes, que iban desde el monótono y apagado de los cerros al exuberante verde del valle, finalmente lo logramos. Una vez llegados a Callahuanca nos encontramos con un pueblo pequeño, amigable, con una bonita plaza e iglesia, además de un impresionante trabajo de señalización que indicaba todos los lugares de interés del pueblo. Nuestra primera preocupación era llegar al hotel, ponernos más cómodos y, porque no, meternos un chapuzón en la piscina.
Llegando a El Rodeo


Juegos Infantiles en El Rodeo

Hotel El Rodeo
Ahora, algo sobre el hotel. Su nombre es "El Rodeo" y  la verdad cumplió nuestras expectativas. La entrada no impresiona mucho, pero si el largo camino la huerta que nos llevó a la recepción. Allí nos entregaron las llaves y continuamos el camino hacia el hotel, que se encuentra al fondo. El conjunto del gran jardín, la piscina y el hotel me hicieron pensar en que la inversión había valido la pena. Los cuartos no son muy espaciosos pero la piscina tiene buen tamaño, además, la gente es muy amable, hay una zona de juegos infantiles, un mirador, todo está muy limpio, sillas para tomar el sol, un comedor, cochera, es decir, realmente vale la pena. Es más, yo regresaría sin pensarla mucho. Si desean reservar o algo les recomiendo llamar al 9997 – 44747, que es el número de la representante, coordiné con ella y la verdad, la atención impecable. Si desean más info visiten http://elrodeohotel.wordpress.com/

Plaza de Callahuanca
Esquina de la Iglesia
Luego de la piscina decidimos ir al pueblo a almorzar. En el camino pudimos observar que en muchas casas vendían chirimoyas y paltas, frutas por las que Callahuanca es reconocida, e incluso celebran el FESTIVAL DE LA CHIRIMOYA que si mi memoria no falla ha de celebrarse este año entre el 27 y 28 de Abril (la fecha varía con los años). En la plaza nos encaminamos a almorzar a “El Chirimoyo”, restaurante que por el nombre llamó nuestra atención. Hay platos a la carta y menú, Mili y yo por el menú y Evelin por la trucha. Los platos a la carta cuestan un promedio de S/.15 – S/.20, el menú S/7 y la jarra de chica S/5. ¿El sabor? Estaba buenazo.


Deliciosos helados de PUUURA fruta
Como para bajar la comida decidimos conocer el mirador, que nos dijeron se encontraba a uno 40 minutos de camino. Si claro, 40 minutos, aparentemente aún no viajamos lo suficiente por el Perú para identificar la ironía espacio-temporal de la serranía. A medida que caminábamos notábamos como el camino se inclinaba y al poco rato ya estábamos cuesta arriba. No había pasado más de media hora cuando le preguntamos a un lugareño que descendía del cerro cuanto faltaba.

Uff!!! Eso está arriiiiba!!!
-    - ¿Qué? ¿Es ese que está en la cima del cerro?
-    - Claro.

Subida al mirador
Ya pueden imaginar las caras de Mili y Eve diciéndome: ¡Sube solo!, ¡Quedamos que esta vez no haríamos caminatas!, ¡Vinimos a descansar!, etc. Lo malo es que lo anterior era verdad y sinceramente, ni yo quería hacer caminatas. Optamos por volver (igual eran las 4:00pm y no haríamos la subida y en menos de 2 horas, lo que implicaría que la neblina y la noche llegarían antes) al hotel y descansar un poco antes de salir por la noche. En la noche fuimos a comer algo a la plaza y de paso comprar unos puchos y un vino para pasar la hora en la noche.

Al día siguiente, fuimos a la plaza a tomar desayuno (en el hotel también lo ofrecen, pero nos salía algo de S/.15 – S/.20 así que como estábamos bajos de recursos salimos a buscar “opciones”) y terminamos desayunando en la casa de una señora a un par de cuadras del centro. No recuerdo la dirección pero era en la recta de la comisaría en dirección a la entrada del pueblo, creo. En la noche la misma señora vende humitas, tequeños y cosas por el estilo. Después del desayuno decidimos visitar la Parcela Modelo "JONSU". El dueño nos llevó a dar una vuelta a la parcela donde nos explicó el proceso de crianza de la chirimoya y de diversas frutas y hierbas que tiene en su parcela. Además, nos invitaba las distintas frutas y nos daba a oler las distintas hierbas, lo que hizo la visita bastante interactiva. AL finalizar la visita nos percatamos que ya eran las 11:00am, así que arrancamos para el hotel, hacer las cosas y fugar.
Parcela Demostrativa JOSUN
Salimos a las 12:00m a pesar de que el check out era a la 1:00pm porque éramos conscientes de la cantidad de gente que estaba buscando hospedaje. De todas maneras sería bueno que coordinen bien la hora de salida. Ya fuera del hotel enrumbamos hacia el último destino en Callahuanca: la piscigranja de Piedra Huaca, o como lo llaman ellos el Centro Ecológico Recreativo Piedra Huaca. El Centro Ecológico Recreativo Piedra Huaca es básicamente una piscigranja, que lo llamen Centro Ecológico Recreativo es debido a que ofrece (entre otras cosas): piedras con formas de animales, pesca deportiva, restaurante ecológico, museo de sitio, mini zoo (animales de granja), piscigranja, acceso al río y entrada a un vivero. El camino no fue tan corto como esperábamos y bastante agotador, es especial porque no lo habíamos previsto y no estábamos psicológicamente preparados para un trekking. Aunque la verdad sea dicha, fue un mini-trekking. La piscigranja no me asombró en lo más mínimo, la entrada estaba S/.4.00 - S/.5.00 y nos encontramos con que no habían guías, no había pesca deportiva, ni mino zoo (animales de granja), ni vivero ni mini museo. NO quiero decir más, no almorzamos ahí, pero había trucha y gaseosa, estaba a un promedio de S/12.00 y al parecer estaba muy rico. Al salir Mili pidió el libro de reclamaciones, pero nos informaron que no lo tenían "en ese momento". Nos preguntaron si teníamos dudas y les indiqué que algunas actividades y zonas estaban cerradas, así como la falta de guías. Me contestó algo increíble: "en los feriados no trabajan". "Eso quiere decir" - le dije yo - "que los días <<normales>> atienden normal, pero los feriados y fines de semana que viene más gente no trabajan?", "Así es" me contestó. Tirado de pelos, pero cierto.

Vista del Río Santa Eulalia
Restaurante en Piedra Huaca
Sacando las truchas para el almuerzo
Para finalizar el artículo debo indicar la pésima organización en temas de transporte. El porqué se los explico a continuación y de manera escueta para no ahondar en detalles. Hay un terminal terrestre en Callahuanca y los buses llegan a él, recogen pasajeros, se van y así sucesivamente. Lamentablemente, el 29 (Viernes Sano) hubo mucho desorden. Para empezar, en el terminal la gente hacía cola ordenadamente, sin embargo mucha gente estaba afuera esperando carro y los buses empezaron a recoger gente en la calle, sin entrar al terminal y, por ende, sin recoger a los que esperábamos ordenadamente. Al rato empezaron los empujones, los gritos y empecé a preocuparme por lo que podría pasar. Fui a hablar en tres oportunidades con la encargada de la oficina de turismo, quién en las dos primeras ocasiones me escuchó aunque me dijo que "estaba atendiendo a los turistas", a lo que yo contestaba "antes de preocuparse por tener más turistas deberían preocuparse por el bienestar de los que ya visitaron su pueblo"; claro que a la tercera cerró la oficina y fue a buscar al regidor encargado del tema vial. También tuve que hablar con los municipales (algo así como serenazgo) para que cuidaran que los buses no recogieran gente en el camino. 

Un amigo se encargo mientras de pararse en la entrada del pueblo para cuidar que los buses y combis no subieran gente en cualquier parte del pueblo. Finalmente empezaron a llegar los buses a recoger gente en el terminal, claro que bastante tarde, sin embargo, aparentemente terminaron de organizarse adecuadamente.  Nosotros partimos y en el camino de regreso no hubo contratiempos, e incluso, encontramos una coaster completamente vacía al bajar en el paradero, de modo que el regreso fue full comodidad.

Eso sí, debo volver a repetir que CALLAHUANCA es de lo MEJOR, y que volvería mil veces. Hay muchísimos atractivos turísticos además de los mencionados, como las zonas arqueológicas de Cascashoko y Huariquián. La comida es deliciosa y las chirimoyas son las mejores que he comido. Lo recomiendo a ojos cerrados. Eso sí, hay un tema vial que mejorar.

Zona de Campamento amenizada por una vicuña (creo)

CO$TO$

Pasaje Lima- Chosica - Lima S/.10
Pasaje Chosica - Callahuanca - Chosica S/.8
Hotel El Rodeo S/.60 (aprox por persona)
Desayuno  - Almuerzo - Cena S/.50
Entrada Piscigranja S/5
Extras (puxos, trago, mototaxi, gustitos) S/.20

TOTAL S/. 153 (Aprox.)

DIFICULTAD: ** (Subida al mirador y visita a Piscigranja)

Related Articles