miércoles, abril 20, 2016

SAN MIGUEL, EL BALCÓN DE BUENAVENTURA

El Velo de la Novia

Hola gente! Es momento de un nuevo destino y una nueva aventura: San Miguel. Como parte del proyecto Canta en esta oportunidad conoceremos otro distrito de Canta: San Buenaventura. San Buenaventura, por su parte, consta de tres anexos: San Miguel, San Buenaventura y San José.


Vista del valle desde la Plaza

El día de hoy vamos por San Miguel, un bonito pueblo que se ubica sobre Obrajillo y Canta, y desde el que se tiene un hermoso panorama del valle. Este hermoso pueblo tiene muchos atractivos que se pueden visitar en los alrededores, tomando como punto de salida San Miguel, entre ellas: las lagunas de Yanacocha, el bosque de Puyas de Raimondi, el mirador Cullunaygo y los restos arqueológicos de San Miguel de Pumacoto. En lo que al pueblo corresponde tenemos la plaza, la iglesia, el mirador de La Loma, la catarata de Shupucro (a una hora de camino) y el mirador de Quillique (también a una hora de camino).

En el pueblo recibí la cálida bienvenida del alcalde de Buenaventura, Julio Otárola, quien nos acompañó hacia los distintos puntos a visitar, mientras nos comentaba sobre los distintos lugares que podemos ver en esa localidad.


Plaza de armas de San Miguel (desde el campanario)

Plaza de Armas de San Miguel

Iglesia de San Miguel

El primer punto a ver fue la Plaza de Armas, junto al cual está la Iglesia. Lo curiosos es que hay un mirador natural junto a la plaza, cuestión de geografía del pueblo, es en sí un gran mirador. Logré subir al campanario (el acceso es libre) y desde ahí pude observar el maravilloso panorama que se extiende en los alrededores. Pero a la espalda de la iglesia se encontraba otro importante punto en cada pueblo que visito: el cementerio. Como no tenia el candado puesto en la puerta de acero, aproveché para ingresar y hacer algunas fotos de ese lugar silencioso y a la vez, majestuoso.

Entrada al cementerio de San Miguel

Increíble toma del cementerio

El siguiente punto a visitar fue el mirador de Las Lomas, que se ubica en el mismo pueblo. Tiene una gran vista de Obrajillo y Canta, además de un mural en el que se aprecia un hermoso puma. Esto es debido a que hace muchos años por estos lugares aún podían apreciarse estos gráciles felinos. Claro que por el avance de la población, se han ido retirando a las alturas y hoy en día es muy difícil ver uno.


Vista del valle desde el mirador Las Lomas

Mirador "Las Lomas"

Luego tocó ir hacia el mirador de Quillique, así que aprovechamos la movilidad que teníamos y nos acercamos lo más posible al mirador. Claro que igual siempre hay que hacer una buena caminata, no en vano dice el letrero "el Perú se conoce caminando". Una vez en el mirador entendí porque es tan importante y lo consideran como uno de los principales miradores. Desde la altura pude observar todo el valle desde la zona de Pariamarca hasta Huaros. Realmente maravilloso. El único inconveniente fue que al bajar me percaté que dejé algunas cosas en el mirador, así que tuve que subir de nuevo. Bueno, doble ejercicio.


El mirador de Quillique

Ya terminaba el recorrido y le tocó el momento de visitar la cascada de "El Velo de la Novia" . La mencionada catarata se ubica a un kilómetro del puente de Obrajillo, se puede llegar fácilmente a pie, aunque hay muchísimos arrieros que ofrecen servicios de cabalgata hacia la catarata.


Vista desde el Mirador de Quillique

La catarata es más que impresionante, tiene mucha fuerza y es honestamente una soberbia experiencia para todo aquel que la visite. Conversando con el alcalde, me comentaba que algunas personas entran a la catarata, a pesar de los anuncios de peligro, y que no es recomendable hacerlo. Tómenlo en cuenta mochileros. Otra cosa que me llamó mucho la atención fue una historia que me contaron: en las noches muchas personas, en especial camioneros o transportistas, han comentado que ven a una "gringa" que invita a la gente a meterse al agua. Claro, que luego de eso  no vuelven. Pero es una leyenda, ¿O NO?


Catarata de "El Velo de la Novia"

Así llego al final de este artículo. Agradecimientos para Julio Otárola, alcalde de San Buenaventura por la genial buena onda y el apoyo para realizar este artículo.

Próximamente más sobre Buenaventura!!!

Un fuerte abrazo, hasta pronto mochileros.


Related Articles