lunes, marzo 21, 2016

CANTA: EL ENCANTO DE ESTA CIUDAD NUNCA TERMINA

Calles de Canta
¡Qué tal mochileros! Bueno gente, como ya es costumbre vamos publicando artículos rápidamente porque se acerca Semana Santa y la gente se empieza a desesperar por encontrar el destino soñado para este año. Hace pocos días publiqué un artículo sobre Lunahuaná y le toca el turno a Canta, la hermosa y encantadora sierra de Lima.

LA LLEGADA DE SIEMPRE

Para llegar a Canta tenemos dos opciones: en las empresas de transporte (la verdad no sé si son una o varias) ubicadas en la avenida Habich o en los colectivos (y eventualmente "combis") que están a tres cuadras de la comisaría El Progreso, en Carabayllo (casi casi en el Km. 22). En fin, como siempre, tomé la alternativa de Carabayllo debido a que es más rápido para mí. 

El precio de los colectivos es de S/.15 (unos S/.3 más en comparación a un par de años antes) y el tiempo aproximado es de 2 horas. Claro que debo comentarles que la carretera está en ampliación, por lo que cierran la carretera por horas, aunque en Semana Santa tengo entendido que el tránsito será completamente libre.

Bueno, una vez llegado a Canta me di con la primera sorpresa del viaje: el tiempo. Y es que me esperaba un clima cálido. un sol brillante u un cielo despejado y me encontré todo lo contrario. Claro que las nubes y el friecito se extraña en Lima (con el calor insoportable que estamos teniendo) pero tuve una buena razón para agradecerme el haber llevado una casaca ligera. Así que ni bien bajado del colectivo fui directo por una leye de soya y un par de panes.

Iglesia 

Lo siguiente fue hacer un par de cosas por las que había ido y después tendría tiempo libre sólo para pasear. Así es que una vez libre, el primer punto a visitar fue la Plaza de Armas, punto clave de cualquier pueblo que visitemos. En los alrededores (y como es costumbre) está la iglesia, el municipio, la casa comunal y la Gobernación. 

Plaza de Armas de Canta
Pero el edificio que nos interesa hoy es la casa comunal, utilizada antes como cárcel y hoy dejada de lado. Pero también es un lugar con tremendo potencial, hay muchas ideas y buena disposición, así que esperemos ver ese lugar convertido en algo que aporte a Canta. Por mi parte, desde hace mucho sueño con ver a ese lugar convertido en un museo, lo puedo visualizar claramente, ya veremos que pasa en el futuro. Un profundo agradecimiento a la gente de la comunidad que me permitió el acceso a dicho edificio. Les dejo las fotos y algo más.

Casa Comunal
Portales de la Casa Comunal

Adornos en la Casa Comunal

Jardín interior de la Casa Comunal

A SEGUIR DANDO VUELTAS


No hay nada más relajante al viajar que darse una vueltas por el pueblo sin preocuparse por el tiempo, ni la hora ni el destino, tan solo pasar la hora y disfrutar el momento. Por ahí escuché que la mejor forma de encontrarse es perderse. En fin, puntos básicos que conocer en Canta son (además de la plaza y alrededores) el mirador (desde donde puede verse todo el valle) y para el gusto extraño de algunos (como yo) el cementerio de Canta. Es fácil ubicar ambos sitios, sólo hay que ser amable y preguntarle a la gente del lugar. 

Mirador de Canta

Si sienten que ya terminaron con Canta pueden bajar a conocer Obrajillo (siguiente artículo) o pueden simplemente dar vueltas por Canta y descubrir uno que otro secreto.

Cementerio (Imagen #1)

Cementerio (Imagen #2)

Cementerio (Imagen #3)

NUEVOS AMIGOS

Estimados mochileros, he dicho muchas veces que la esencia de los  viajes no siempre es el destino en sí, sino, la gente. La gente que te acompaña y los amigos nuevos que haces son los que pueden hacer un viaje completamente inolvidable. En esta ocasión iba caminando por la bajada a Obrajillo y en la última casa pude divisar una especie de casa-hospedaje.

Preciosa terraza en casa de los Camacho

Don Manuel y su biohuerto

Don Manuel y Doña Teresa

Se trataba de la casa de Don Manuel y Doña Teresa, una pareja que ha vivido en Canta más tiempo del que hemos vivido en el mundo y es notable que lo aman. Pero la gracia de este hospedaje no radica solo en la calidad humana, la cantidad de historias que tienen o en su capacidad para tener una buena conversación. Tienen una vista privilegiada del valle y del pueblo de Obrajillo. Además, tienen una huerta orgánica con distintos tipos de hierbas, frutas y verduras. Por mi parte pude probar el TUMBO, que estaba delicioso. Y por si fuera poco, crían cuyes, gallinas, pollos, conejos y más. Podría considerarse un hospedaje ecológico y de hecho les dí la idea. Son grandes personas, amables y solícitas. Estoy seguro de que harán un gran trabajo con los que vayan.

VIEJOS AMIGOS

La idea ahora era bajar a Obrajillo, pero fue un poco difícil porque no habían muchas personas que quisieran ir un día jueves. Usualmente hay tres opciones: mototaxi, colectivo y combi. Usualmente cobran algo de dos soles para bajar, aunque si estás solo probablemente te cobrarán por los pasajeros que no van, por ejemplo, si es en mototaxi pueden cobrar hasta S/.6 (el equivalente a tres pasajeros). En fin, logré conseguir una moto y bajé a Obrajillo con el objetivo de tomar muchas fotos y dar vueltas por los alrededores. Sin embargo, grande fue mi sorpresa al encontrar a un viejo amigo, Silvio.

Río Chillón

Recuerdo que la primera vez que fui a Canta llegué caminando a Obrajillo y luego, en el puente, decidimos alquilar unos caballos y justamente fue con Silvio. Dimos unas vueltas por la plaza y después a la caída de agua de Lucle.  A partir de ese momento cada que iba a Canta alquilaba caballos, pero la mejor oportunidad fue ir hasta Cantamarca, un verdadero circuito de aventura. Y Silvio es un gran guía: conoce muy bien la ruta, la zona, costumbres, fauna, flora, festividades y muchísimo más. Por otro lado, es bastante alegre y bromista, lo que hace el viaje ligero y entretenido. Es una excelente opción para todos aquellos que bajan a Obrajillo. Los fines de semana lo encuentran de todas maneras en el puente o también, pueden llamarlo a su móvil (dejaré datos de contacto al final). 

LA DESPEDIDA

Pensaba dar unas vueltas, pero una torrencial lluvia puso fin a mi paseo. No es la primera vez, hace muchos años la lluvia también hizo su gloriosa aparición y terminé por correr a tomar un colectivo hacia Lima. En esta oportunidad estaba en Obrajillo, de modo que primero debía ir a Canta. En el paradero a Canta lo mejor (en especial si bajó la niebla, hace frío y llueve) es tomarse un café y algo de comer. Otro dato: pueden comprar queso, manjar blanco, mantequilla, rosquitas e infinidad de cosas (hechas en Canta) en las inmediaciones del paradero. 

Casa encontrada en Canta

Después de eso, sólo queda volver a Lima. Los tiempos de viaje (en las horas pertinentes) son de un promedio de dos horas. Traten de estar en el paradero de El Progreso máximo un cuarto para las siete. Si no lo hacen podrían retrasarse un poco en la carretera. EL regreso traten de hacerlo máximo a las cinco de la tarde. Finalmente, debo agregar que por SEMANA SANTA el acceso no estará restringido, pero aún así, LES RECOMIENDO IR TEMPRANO. 

Eso es todo por ahora, hasta la próxima, mochileros.

GA$TO$

Lima - Canta --------> S/15.00 x 2
Canta - Obrajillo ---> S/2.00 (hasta S/.5.00 en mototaxi si vas solo) x 2
Almuerzo ------> Promedio S/.15 (con bebida y todo)
Caballos -----> Depende del circuito turístico, pero uno estándar cuesta S/.15

TOTAL: S/.80 (con gastos extra)

DATO$

Sres. Camacho (Don Manuel y Doña Teresa)
Teléfono: 2447113

Silvio Aquino Espinoza
Teléfono: 965455139 / 994606236