martes, enero 31, 2017

EL MUSEO DEL PISCO DE PACHACAMÁC

Hola gente, ¿cómo están? Hoy les dejo una artículo sobre un lugar muy especial que representa un proyecto que tiene más de 10 años. Un museo delirante lleno de pinturas, esculturas, especies de flores exóticas y muchos objetos, la gran mayoría de ellos relacionados a la fabricación de vino o pisco. 

Chicharrones
La llegada es bastante sencilla, basta con tomar uno de los carros que van para el sur (Lurín, Punta Hermosa, San Bartolo, etc.) y debemos indicar que bajaremos en la entrada a Pachacamác. Está a unos minutos del museo de sitio de Pachacamác y de las famosísimas "Chicharronerías de Lurín". Bajamos en el desvío y vamos en cualquier carro que diga Pachacamác o Manchay. La última parada es en el semáforo y procedemos a caminar hacia el jirón Lima (la última entrada hacia la derecha). 

Al ingresar nos recibió Pedro Lariedo, quien actualmente es dueño de este hermoso lugar. Con respecto a las visitas nos comentó que están siendo organizadas por la municipalidad de Pachacamác. 

Lo siguiente fue empezar el recorrido: al inicio encontramos el salón principal, donde   podemos encontrar variedad de obras de arte y muchos objetos relacionados la Cultura del Pisco. Bajando unas escaleras que nos llevan a la bodega en donde encontramos gran cantidad de barriles y algunos alambiques. Pero dejemos que la imágenes hablen.




Otro ambiente importante es el patio interior, el cuál está repleto de diversos objetos que llamarán nuestra atención y nos harán soñar con los exóticos y distantes lugares de donde provienen. Para llegar al patio pasaremos por  dos pequeñas habitaciones será el delirio para los amantes de las antigüedades. 


Para finalizar nos despedimos del amable Pedro con la promesa de reunirnos nuevamente y nos fuimos a caminar y conocer un poco más de Pachacamác. 


El siguiente punto a visitar fue el C.P. Cardal, ubicado a unos 15 minutos (en auto) de Pachacamác. También podemos hacer uso de mototaxis (aunque el viaje es un poco más accidentado). A pesar del sol reinante nuestras expectativas eran altas. lamentablemente el paseo no estuvo a la altura de las mismas.


Llegamos a Cardal y encontramos una caseta a la entrada del Cerro de "Pan de Azúcar" y pagamos el importe de la entrada (S/.2.00). Me alegró esto, debido a que  significaba que le estaban dando mayor interés  al cerro de Pan de Azúcar, un importante recurso turístico de ese poblado, pero la sorpresa es que no se le está dando un mantenimiento adecuado. El manantial casi sin agua y bastante descuidado. El camino a la Piedra del Amor estaba en pésimo estado (además había basura) y al llegar encontramos que estaba pintarrajeada por los nombres de muchas parejas (de vándalos al parecer) que no encontraron mejor manera de celebrar su amor que escribiendo sus nombres y malogrando el atractivo turístico del lugar. Pero por otro lado está claro que no limpian el lugar ni una vez al mes.

Cuando vas de paseo y el camino está en mal estado.
Volvimos a Pachacamác desanimados y con únicamente las ganas de volver a Lima. Una amable familia nos llevó a la plaza (el transporte público para regresar es muy escaso) y nos encontramos con un lugar muy bonito, una plaza llena de vida y una feria con variedad de dulces, bocaditos, artesanías, regalos, vinos, piscos y muchísimo más. Todo a precios bastantes accesibles al público (una buena porción de causa S/.3.50). Y para cerrar la tarde nos despidieron con serenata fiesta criolla que la gente agradecía rompiendo en sentidos aplausos. Un divertido fin para la jornada de ese día. 

Prometo que no será lo último que sepamos de Pachacamác, aún hay mucho por visitar y les prometo que lo haré. 

Hasta la próxima. ¡Un fuerte abrazo mochilero!