martes, febrero 23, 2010

CARDAL: EL MANANTIAL Y LA PIEDRA

Valle del río Lurín


Hace casi un mes tenía proyectada una salida con unos compañeros a un poblado cercano a Santa Rosa de Quives pero faltando un día se canceló.


Hago responsable a este hecho, ya que una amiga y yo nos habíamos hecho la idea de salir de paseo y estábamos bastante entusiasmados, lo que motivó que ella me dijera: "¿Y si vamos a ese lugar en Pachacamác que querías conocer?" Aprovechando que la mayor parte del tiempo no está de humor para escalar cerros probablemente áridos y demás trajines de esa clase de "paseos" me apresuré a aceptar e ineludiblemente, compromerterla.

EL TRAYECTO DE IDA

Para llegar tomamos las coaster que pasan por la Venezuela que tienen un letrero inconfundible que dice "Lurín" (aunque podrían tomar unas coaster que pasan por la universitaria y dicen "Pachacamac") y comenzamos la aventura. De golpe y como para entusiasmarnos más con la idea de salir de Lima pasamos por Venezuela, Grau (dicho sea de paso ahora es una vía super rápida), Cachina, Parada y seguimos por avenidas y sitios que realmente animan al citadino más empedernido a escapar de esta cárcel, este encierro que es Lima.

Luego de una hora de torturar nuestros sentidos (primero la vista y luego el olfato por el hedor que emanaba un basural) llegamos al trébol, luego a Surco y finalmente la Panamericana Sur. Luego de 40 minutos aproximadamente vimos un cartel que decía: BIENVENIDO A LURIN.

LA LLEGADA

Más o menos a los 10 minutos (ya pasado Lurín y sus interminables chicharronerías) llegamos a un cruce en el que se pueden tomar combis, colectivos y mototaxis hacia el pueblo de Pachacamac. Para que no se vayan a pasar del paradero: después de cruzar las chicharronerías de Lurín se acercan al cobrador y le dicen que les pase la voz "en el cruce donde están los carros ke van pa' Pachacamac". Bueno, al bajarnos tomamos un colectivo que por un sol nos llevó a Pachacamac. A propósito: si van en Verano, cómprense una de las raspadillas del señor que las vende en la pequeña placita en la entrada de Pachacamac. Cuestan dos soles pero son una obcenidad de tamaño y un orgasmo gastronómico de sabor.

En Pachacamac tienen que caminar un par de cuadras hacia adentro del pueblo y luego girar a la izquierda unas 6 cdras. aunque sería preferible que le pregunten a alguien: ¿de donde salen los carros para Cardal?, "¿Para ir al cerrito?" les preguntarán, "Si, al cerro donde está la piedra del amor y el manatial", a lo que les responderán con un dedo índice señalando un punto en medio de las calles.

El mencionado portal

Al rato de caminar, llegarán a una especie de portal de cemento. Hay un mercado y algunas tiendas. Pregunten donde está el paradero para Cardal. Las combis que llevan ahí son unas blancas y que se estacionan al costado del mentado portal. Una vez abastecidos de aguas y bloqueador llegó la hora de irse. El pasaje está entre 1.50 y 2.00.



RUMBO A CARDAL
Camino a Cardal
El camino hacia Cardal es muy hermoso: sembríos, montañas, aire puro y full naturaleza. Estén atentos que para llegar a Cardal pasarán consecutivamente por: el Cerro Mina Perdida, el Fundo Marengo y unos cuantos Hospedajes Campestres como "Mi casita de campo" o el "Pachacamac Inn" , finalmente llegarán a Cardal. Si los bajan ahí piña, hay que caminar unos cien metros más allá hacia un caminito que lleva al cerro y el manatial. 


   
EL CERRO DE PAN DE AZÚCAR


Falta poco
Cuando lleguen a este camino es porque ya están a metros de su destino. Solo hace alta recorrer el camino que queda, saludar si hay personas caminando y NO ENSUCIAR NI PINTAR NADAA!!!!. No se imaginan (o tal vez sí) lo desagradable de ver botellitas o envolturas en el suelo así que por favor cuiden el lugar que visitan. Si aún no se echan bloqueador es hora de echarse, y si no compraron líquidos en Pachacamac, en la casa al pie del cerro venden Inca Kola y gelatinas (estás últimas de un sabor horrible xq las hacen con el agua mineral, o al menos eso espero).

Toman el camino que va hacia la derecha de la casa, pasando una pequeña verja y llegarán a una bifurcación, siguen el camino de la derecha y voilá, LLEGARON AL MANATIAL. Hay que cruzar un diminuto puentecito de madera y agacharse un poco.

Llegando al manaatial



Es justo y necesario refrescarse un poco antes de la escalada del cerro, por ende, no dejen de tomar un poco del agua del manantial, es cierto, el agua está mineralizada, pero como dicen que es vigorizante y reconstituyente es casi obligado tomar al menos un trago. Pueden descansar un momento y si por casualidad llevasen por ahí tienen un trapito y alcohol háganme el favor de borrar la pinta que hizo algun(a) imbécil en la pared, malográndo eternamente las fotos que ahí sean tomadas.

Hay que regresar un poco para iniciar la escalada, aunque se puede seguir por el mismo camino y deambular un poco, con suerte podrían ver un turtupilín (un ave parecida al petirrojo).

Regresando por el camino a la bifurcación comienza la subida al cerro, es de fácil acceso y no hay pierde, puesto que ha muchas flechitas pintadas de color blanco indicando el camino. Casi al llegar podrán ver la piedra del amor (llama la atención porque es muy grande).

Una recomendación: al llegar al punto donde parece que hay que trepar sigue avanzando, descubrirás que hay un camino menos inclinado.

Hay que escalar un poco y finalmente podremos ver la PIEDRA DEL AMOR. Si van con una persona especial pueden (y ya que subieron hasta ahi vale la pena, ¿no?) hacer una especie de juramento o quizás pedirle a la piedra que los mantenga unido o alguna cursilería de ese tipo (idea de la que fui no solo partícipe sino promotor). Admiren el valle y preparense para el descenso.

Piedra del amor



Vista del valle y del río Lurín

Me gustaría poder agregado la visita al pueblo a Pachacamac pero me muero de sueño y ya me duele la cabeza. Luego lo cuelgo.

RECOMENDACIONES:
  • Llevar bloqueador solar pa' no quemarse.
  • Llevar abundantes líquidos.
  • NO ENSUCIAR NADAAAAA
  • Al subir el cerro tener cuidado con las arañas, hay montones de montones y son recontra feas.
  • DISFRUTAR DEL MOMENTO Y NO TORTURARSE CON LA IDEA QUE SE PASA LA HORA.
GA$TO$ 

 

TIEMPO PROMEDIO DE LA VISITA: 2 HORAS
NIVEL DE DIFICULTAD: ** (dos de cinco)
TRANSPORTE: S/.15
ALMUERZO: S/.10






Te animas a conocer, visitar o viajar a Lurín??? HAZLO!!!