sábado, junio 04, 2016

AUQUIMARCA: EL PUEBLO QUE SE ESCONDE EN LAS COLINAS DE SAN BUENAVENTURA



¡Hola mochileros!, ¿qué tal? El día de hoy estoy publicando lo que faltaba del viaje que realizamos a San Buenaventura y es la caminata que realizamos a Auquimarca, o también llamado pueblo viejo. Se trata de los restos arqueológicos de un poblado en el cual podemos encontrar construcciones circulares, pequeños túneles, muros y según dicen, algunos entierros. Todo en el exuberante marco de una naturaleza salvaje y dueña del lugar. Una caminata suave y mucha paciencia para buscar son requisitos indispensables para esta aventura.

Quieres saber más sobre San Buenaventura? ¡Dale click acá!

La salida se realizó por la mañana, para aprovechar las pocas horas en las que el sol aún no quema y aproximadamente nos tomó entre 30 - 40 minutos a paso lento y tranquilo (incluyendo las paradas para tomar fotos y demás). A medida que cruzamos la quebrada el ambiente se iba volviendo más hostil, como cuidando los tesoros que contiene. Maleza y espinos nos recordaban con punzantes exclamaciones quien es dueño y señor de lo que algún día fue un poblado de hombres.


En el último tramo es fácil reconocer los muros y demás construcciones, que metros antes se mimetizaban fácilmente con la naturaleza. En este punto sólo queda olvidar el camino y empezar a buscarse uno a  punta de trepar y seguir trepando. 


Una mañana muy interesante que despertó una insaciable curiosidad en unos de los miembros del grupo que se ensimismó en el ambiente que la rodeaba e ignoró toda dificultad para seguir dando vueltas e investigando que novedades encontraba en el proceso.

¿Te perdiste el video de San Buenaventura? ¡Míralo acá!

El regreso es aún más sencillo (ya sabemos por donde volver) y sólo consiste en volver por donde ingresamos a este laberíntico destino.


Es todo por ahora, para mayores referencias pueden hablar con la gente del Hotel El Paraíso, gustosos te orientarán en todo lo que puedan. Les dejo un fuerte abrazo mochilero y mis más sinceros agradecimientos para la gente de El Paraíso, sin su inapreciable ayuda mis expediciones a San Buenaventura no hubiesen sido las mismas y definitivamente no estaría tan enamorado de ese lugar.

¡HASTA LA PRÓXIMA!